sábado, 20 de noviembre de 2010

¿CASAS DE CONSTRUCCIÓN ECOLÓGICA Y SOSTENIBLE, DE PROPIEDAD PRIVADA?... CUIDADO CON EL PERRO





Hoy sábado he asistido a una conferencia sobre “construcción sostenible”, que ha tenido lugar en la Casona de Reinosa, organizada por Iniciador Cantabria y el grupo de desarrollo territorial Campoo-los Valles. Desde hace tiempo vengo dándole vueltas a este tema, aunque más centrado en un enfoque urbanístico, que de arquitectura. De hecho, en el programa RuraLab de País Románico, inicié un proyecto con la denominación Casas Productivas, que apuntaba en esa dirección. No sé si desde el grupo País Románico se le va a dar continuidad, pero sea como sea, yo voy a seguir muy interesado en este tema, del que voy a tratar frecuentemente en este blog. 

Volviendo a la conferencia de Reinosa, el caso es que ya tenía algunas referencias sobre los proyectos en los que andan embarcados los dos conferenciantes invitados: José Picó, arquitecto, es el fundador de la factoría Redex Comunidad, desde la que lideran proyectos en colaboración con otras empresas creativas, con el objetivo de “responder a la necesidad de transformar el entorno urbano”. Ivan García es fundador del estudio de arquitectura Ecoboxp, del que salió el proyecto Natureback, enfocado en la construcción de casas en el medio natural, fabricadas modularmente, con criterios de bioconstrucción y con la incorporación de equipamiento tecnológico suficiente para que su propietario/a pueda teletrabajar desde casa.  
Escuché algunas reflexiones interesantes sobre cuestiones de emprendimiento y la creación de espacios de encuentro como potenciadores de ideas, en la línea del trabajo que está haciendo Iniciador. También sobre los modelos flexibles de organizaciones empresariales con filosofía colaborativa.

En materia de arquitectura, sin embargo, volví a sentir una cierta decepción, porque aunque me gustan los conceptos y soluciones técnicas que están apareciendo desde muchos estudios de arquitectura -que me parecen muy creativos en aspectos metodológicos y de diseño-, sin embargo, desde mi punto de vista, se trata de arquitecturas tremendamente conservadoras en lo sustancial, porque “construyen” sobre la base de un modelo de apropiación individualista del territorio, siendo contribuyentes de la insostenible lógica de la economía individualcapitalista. Son arquitecturas comerciales, pero no sociales. Son arquitecturas más o menos bonitas, inteligentes, creativas, eficientes, -incluso pudiéramos admitir que ecológicas-, vale, son “chalets ecológicos”, pero son chalets al cabo. Creo que tienen un gran presente, pero ningún futuro.  

José Picó, Redex Comunidad

 Iván García, Natureback

2 comentarios:

Nacho R. Amor dijo...

El camino a lo social es todavía largo y antes pasará todavía por la fase intermedia de "acceso", donde se deberán ir decapando las estructuras mentales ligadas al miedo, supervivencia, colectivo hostil y propiedad individual. La gran perspectiva de Natureback es llegar a ofrecer espacios para vivir de manera temporal, sin propiedad, en renting, interconectados, adaptados, accesibles, etc. Espacios para habitar, para trabajar, para producir, para un ocio orientado al desarrollo personal y no al consumo. Quizás Iván habló más de arquitectura que de otra cosa, pero su apuesta, nuestra apuesta, es más evolucionaria, porque la naturaleza no da saltos, es solamente la mente del hombre la que cree que existen revoluciones.

Un abrazo

nanin dijo...

Querido Nacho: al igual que tú, pienso que el camino a lo social se producirá por evolución y sé que se trata de un largo camino, pero creo que este camino será todavía más largo si no tenemos muy claro el objetivo hacia el que queremos ir; y en este campo, tengo la certeza de que el objetivo tiene más relación con el habitar que con el construir. Y, en general, si el modelo evolutivo es el de la naturaleza (ese lugar primitivo, carente de lógica y de ética), entonces, el camino a lo social no es que será largo, es que será imposible.
Por otra parte, no dudo de las buenas intenciones de Natureback ni de otros estudios de arquitectura que están explorando en este campo, y mucho menos si su producto va evolucionando hacia la sostenibilidad social.
Un abrazo